Táctica

es que Madrid y Barça se conocen tanto, tienen tantas armas para dañar el rival que el que siente la presión de ir a por el partido es el que queda en desventaja. No es casualidad que el Madrid sea dominador en el Camp Nou últimamente y el Barça en el Bernabeu. No hablo sólo de resultados, hablo de juego, el resultado muchas veces estuvo condicionado a la pegada de Suarez y Messi.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Pero el equipo que va presionar arriba porque siente el apoyo de la afición es el que pierde el mando del partido. Los dos castigan muchísimo las lineas adelantadas y las saltan muy fácilmente. A los dos les conviene guardar la ropa y dejar que la toquen los centrales. La presión medio-baja es la que triunfa en los últimos clásicos desde hace tiempo.
Para salir hacia las bandas y también hacia arriba. De hecho, la propia presión de Busquets fue una de las claves que abrió la puerta a los (grandes) partidos de Kroos y Benzema.
es que Madrid y Barça se conocen tanto, tienen tantas armas para dañar el rival que el que siente la presión de ir a por el partido es el que queda en desventaja. No es casualidad que el Madrid sea dominador en el Camp Nou últimamente y el Barça en el Bernabeu. No hablo sólo de resultados, hablo de juego, el resultado muchas veces estuvo condicionado a la pegada de Suarez y Messi.

Pero el equipo que va presionar arriba porque siente el apoyo de la afición es el que pierde el mando del partido. Los dos castigan muchísimo las lineas adelantadas y las saltan muy fácilmente. A los dos les conviene guardar la ropa y dejar que la toquen los centrales. La presión medio-baja es la que triunfa en los últimos clásicos desde hace tiempo.
Yo personalmente creo que se pudo vislumbrar en el gran partido de ayer las grandes virtudes y defectos de ambos equipos.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El Madrid demostró una capacidad para sacar el balón superando la presión del Barça de gigante apoyado en la absoluta superioridad que tenía en su centro del campo que le permitía llegar al área del Barça con suma facilidad apoyado en un Benzema que hizo un partido sublime. No obstante, la dependencia para materializar las ocasiones en CR7 para mi condiciona todo, especialmente se vio en la segunda parte donde pese a que Bale marcó el gol, el Madrid no dió ni la mitad de sensación de peligro. El otro elemento, aunque es más una sensación y entiendo que es un ejercicio colosal hacerlo durante 90 minutos, es que el Madrid en los últimos clásicos no defiende tan bien a Leo Messi, quizás es porque ahora el equipo blanco se siente igual o superior al Barcelona pero es que ayer de no ser por la inspiración de Navas, el argentino podría haber matado el partido y no es la primera vez que el argentino tiene tramos largos del encuentro en que se hace con el control del partido.