Deulofeu a definirse

Gerard Deulofeu se fue del Barcelona siendo un niño, con 19 años y sin apenas haber tenido minutos en el primer equipo. Se fue de un Barça tan reconocible como específico en el que a los hombres de banda se les exigía mantener la posición desde el primer momento, esperando que la pelota hubiese progresado lo suficiente para llegar a ellas o para poder lanzarlas al espacio. Gerard, de personalidad protagonista pero de fútbol aún incompleto para acompañar a ese potencial con respuestas sólidas que facilitaran una cierta libertad de movimientos, regresa hoy a un Barcelona estilísticamente marcado por un tridente ofensivo al que presumiblemente le acompañarán nuevos centrocampistas y lo que es seguro, un entrenador muy flexibleque podría mezclar el Barça que Deulofeu dejó con el Barça al que hoy llega.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
El reto para el exjugador del Milan es doble. Sirviendo de introducción debe destacarse el factor mental. Deulofeu llega a un equipo en el que, en condiciones normales, donde las lesiones no condicionen el reparto de minutos, ha de esperar oportunidades reducidas en cuanto a titularidades, debiendo llegar a un plantel con la mentalidad de jugar una cuota de minutos reducida e impredecible. Para un jugador que ha crecido fuera del Camp Nou con tal de llegar lo más hecho posible, verse relegado a un casi seguro papel de revulsivo no será sencillo. Su fútbol, relacionado con el desborde y la agitación, encajaría bien con dicho papel pero eso exigirá un determinado enfoque mental después de pasar por un proceso necesario a la hora de convertirse en parte estructural de un sistema; a ser un titular que describa una idea. Deulofeu sabe a donde llega pero todo ello no dejará de ser un desafío psicológico.
Desde el punto de vista de lo que es Deulofeu como futbolista, aunque no puedan disociarse sus virtudes de lo que genera como canterano y, sobre todo, como canterano estrella, el Barça habría detectado lo que fue un problema en su plantilla una vez Luis Enrique la configuró en la última temporada. Desde el banquillo fue muy difícil que un jugador recibiese la pelota y generara una o varias acciones desequilibrantes. Faltaba gente con uno contra uno, primer paso, marchas en el motor y verticalidad. Se entendió que eso ya existía en sus titulares y que quien les relevaran representaran otro significado. André Gomes, Arda Turan o Denis Suárez no podían darle a un costado la condición de espacio desequilibrante, mientras Alcácer estaba lejos de hacerlo posible cuando recibía al pie. Si Deulofeu, en su proceso de madurez, es capaz de interpretar ese rol sin que la expectativa le afecte, podría darle al Barcelona un perfil seguramente determinante en una plantilla que busca ganarlo todo.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Tácticamente, mucho debe supeditarse a lo que tenga en mente Valverde para potenciar lo que tiene y adaptar sus piezas ofensivas una vez construya el sistema. El punto más candente a la hora de valorar a Deulofeu a nivel táctico y posicional será cómo podrá adaptarse a la libertad de sus compañeros de ataque, de su capacidad para relacionarse desde un punto de vista adyacente. Sus cualidades siempre tuvieron picos de rendimiento desde la banda, haciendo jugadas, sí, pero sin tener al lado a jugadores que si la piden y reciben esa jugada va a ser mejor que la que pueda hacer cualquier otro compañero.